Maestros observan el examen de ascenso de categoría y ven estrategia del Ministerio para no aumentar su salario

La prueba de ascenso de categoría para los maestros, que fue tomada el pasado sábado 9 de julio en 51 recintos del país, ha generado disconformidad entre los profesores bolivianos, que observan irregularidades, cuyo único objetivo -según los pronunciamientos de distintas organizaciones sindicales- es que exista mayor número de maestros reprobados y con ello el presupuesto para educación no crezca.

Sucede que, si los maestros aprueban, ascienden en el escalafón docente y ello implica un incremento salarial, explican los profesores. Los resultados se conocerán el próximo jueves 14 de julio.

Los maestros urbanos de Oruro piden la anulación del examen; los de Cochabamba y los maestros rurales de Moxos y del Norte Integrado cruceño se han declarado en emergencia, por este tema. En tanto que otros, como los de Santa Cruz, esperarán los resultados para determinar las medidas que tomarán.

Osmar Cabrera, ejecutivo de los maestros urbanos de Santa Cruz, manifestó que en años pasados el porcentaje de aprobación suele ser entre 45% y 60%; dijo que si este año es inferior al 50% tomarán medidas para expresar su rechazo, puesto que tienen argumentos técnicos para presentar.

Las principales observaciones:

-Las preguntas del examen no buscan medir la calidad educativa; son memorísticas y descontextualizadas de la realidad nacional.

-Las preguntas estaban mal formuladas y eran ambiguas.

-Si bien había una amplia bibliografía, los maestros reclaman que la mayoría de las preguntas se extrajeron de dos o tres libros. Algunos reclaman que se trata de autores extranjeros.

-Existían preguntas que requerían un proceso para obtener la respuesta, como las de matemáticas, física y química. Sin embargo, el tiempo para responderlas era insuficiente. Según algunos cálculos, si le dedicaban a cada una, cinco minutos, habrían necesitado tres horas para resolver solo esa sección.

-Las preguntas están referidas al adoctrinamiento sobre la política del gobierno del nuevo orden mundial y el socialismo del siglo XXI.

Por su parte, Cabrera señaló que a los profesores de secundaria y de los institutos técnicos les cambiaron el puntaje de aprobación, de 51 a 61, sin consultarles. Indicó que, antes del examen, hicieron las gestiones para observar ese tema ante el Ministerio, pero que no fueron escuchados.

Otra de las observaciones, realizada por los maestros rurales de Santa Cruz, y Moxos, y los maestros urbanos del Norte Integrado cruceño, es que supuestamente en redes sociales circularon las respuestas de estos exámenes, por lo que los maestros exigen que este hecho sea investigado.

El domingo pasado, Édgar Pary, ministro de Educación, en entrevista con Bolivia TV se había referido al examen de ascenso y había destacado la transparencia con la que se había llevado adelante. Puso en relieve la presencia de notarios de fe pública que acompañaron el proceso y dijo que con ello se buscaba evitar filtraciones.

Ascenso automático

Algunas organizaciones de maestros recordaron el reglamento del Escalafón docente, puntualmente lo referido al ascenso automático de los maestros, cada cinco años, y al carácter opcional de la prueba del ascenso.

Fuente: www.eldeber.com.bo

A %d blogueros les gusta esto: